Árboles


Ver galería
del proyecto

Árboles. ¿Pintar árboles? Representar en un lienzo, de forma artificial, la naturaleza viva y utilizar la abstracción para referirse a seres vivos delimitados por formas claras y definidas. Sacar al árbol del paisaje y meterlo en una galería. Sacar al árbol del huerto, del bosque, del parque, de la arboleda, del jardín, del camellón, de la banqueta, de la maceta. Sacar al árbol de la tierra, de la lluvia, del canto de un ave, de entre la hierba, de la orilla del río, de un risco. Sacar al árbol del tronco, de la rama, del fruto, de la flor, de la hoja fresca, de la hoja seca. Sacar al árbol del papel, del oxígeno, del carbón, de la madera. Sacar al árbol del árbol y rescatarlo de la forma, del silencio, del olvido, de la monotonía, de la multitud de ideas, de la imagen fija, del smog, del tráfico, del concreto, del clamor urbano, del aturdimiento. Sacarlo del paisaje y meterlo en una galería para contemplar su esencia por primera vez, para acordarnos de él y, si es posible, para comunicarnos o relacionarnos con él a través de su lenguaje y de sus características sensoriales, aquéllas que tendemos a generalizar y esquematizar en lugar de redescubrir y experimentar en cada encuentro con ellos: color, textura, dimensión, temperatura, temperamento y ambiente.

Fuera de la naturaleza, de su lugar, de su materia y forma, el artista quiere “establecer una incógnita más que una afirmación”, pues su obra no representa al árbol en sí, ni pretende demostrar una experiencia única y definitiva, sino ensanchar el horizonte de posibilidades en la relación del espectador con ellos, a través de la muestra abstracta de sensaciones que representan indicios y señales de la esencia encerrada en los árboles como conjuntos de materia y energía.

Berta Soní.