3BN

Ver galería
del proyecto

       La presente propuesta está compuesta por cuadros en acrílico, óleo y algunos arte-objeto intervenidos. Todos ellos pintados principalmente con los tres colores primarios, blanco y negro.

       Parte de lo que se ha logrado con el arte abstracto es una síntesis de lo que se mira, de los colores y de las formas para su disposición en la tela. Cézanne fue el primero en hacerlo, haciendo un resumen de lo que veía por medio de su ingenio, pintando sólo algunos de los colores que distinguía y que consideraba los más importantes. Por esta razón observamos bloques drásticos de color en sus obras. Algunos dicen que entre más se aleje el espectador del cuadro, mejor podrá apreciarse el color deseado.

Piet Mondrian llevó al extremo esta perspectiva en el arte. Llegó a una síntesis tal del dibujo y del color, que resumió sus cuadros a líneas negras y cuadrados utilizando sólo los colores primarios.

       Mi predilección por los colores primarios fue accidental. Al pintar los utilizaba para mezclarlos en la paleta y después aplicarlos en la tela, pero conforme fue consolidándose mi producción y buscando mayor expresividad, empecé a utilizarlos sin combinarlos y manteniendo el impulso inicial de pintar íntegro, como lo hacían algunos expresionistas abstractos norteamericanos o Karel Appel. Dentro del fervor pictórico, empecé a utilizar la pintura directa del tubo y haciéndo modificaciones mínimas, con la espátula o algún otro instrumento. Experimentando con este lenguaje, he creado una serie de 24 obras, divididas en cuatro etapas:

       En la primera etapa, en 2010, traté de incorporar elementos de artistas huicholes, adoptando el acomodo de los bloques de color en el cuadro y la utilización tan llamativa y enigmática del amarillo junto al blanco. También fue una etapa de libre exploración. En esta etapa entran Bandera, Mimo, Ciudad, Lúdico, Microbiológico y Esternón.

       La segunda etapa, en 2011, se gestó durante mi estancia en la ENSBA Lyon en Francia, cuando estudiaba las formas y las composiciones de artistas europeos como Baselitz, Marc, los hermanos Van Velde, Hartung y Zitko. Las pinturas que logré durante este periodo son Tensiones, Paisaje, Músculo y Cosmos.

       La tercera etapa, también en 2011 y 2012, fue una serie de pinturas en acrílico titulada Voz en el tiempo. Percatándome que nada tangible se asemeja a esta serie, concluí que a lo único que podría parecerse en la realidad sería a un sonido. En el pasado, Kandinsky trató de expresar sucesiones cortas de notas en algunas de sus obras. Ahora bien, decidí que el sonido al que aluden estos cuadros es el de mi propia voz. Para la construcción de la serie utilicé una nueva técnica. Tal como Pollock, utilicé el bastidor en forma horizontal. Vertí grandes cantidades de pintura acrílica a manera de borrar la pincelada y cualquier tipo de expresión lograda en el pasado. Decidí que en esta nueva forma de pintar la expresividad provendría de la actitud de la materia y de su flujo. La pintura final sería el resultado de una interacción del soporte, la masa de pintura, el viento y la forma secado. Todos estos componentes, aunque con gran margen de resultados, fueron utilizados deliberadamente. En resumen, fue el tiempo la herramienta que en última instancia intervino la pieza. Por esto decidí titular a la serie como tal. Se integra por los cuadros Monte Fuji, Nemátodo, Tucán, Rama, Voz en el tiempo (1) y Voz en el tiempo (2).

       La cuarta y última etapa, en 2012, son una serie de objetos intervenidos. Después de salir de la ENPEG “La Esmeralda” y no sentir el rigor de ningún maestro ni ningún lineamiento artístico, quise experimentar de nuevo la libertad al momento de crear. No tenía ganas de pintar en un bastidor o de tallar una roca. Tomé algunos objetos viejos y que me parecían interesantes y me dispuse a pintarlos. Curiosamente, estos objetos tienen una temática más conceptual. Son más libres, simples, livianos y críticos. Aluden a recuerdos del pasado y al arte povera. De esta serie son The dying gaul, el políptico Traté de hacer un círculo, Berta y Alfredo, El monje y su cruz y La llave mágica, y el díptico Fists of the future y Liberty eyes. Como conclusión, todas estas obras enmarcan algunos años de estudio de la pintura y del color. Incorporan aspectos autodidactas y académicos. Pueden distinguirse momentos de libertad, de experimentación y de indagación en aspectos científicos o de diversas índoles, de retomar la historia del arte, de crítica, de rigor y de laxitud.

       Cada color se compone de la combinación de colores primarios, una cantidad de negro y de blanco. Tal es así que en un color hecho por computadora podemos ver las cantidades exactas que se contienen de cada uno de ellos. Podemos así recrear cualquier color. Si en una pintura observamos un naranja, sintetizándolo o expresado de otra manera, podríamos sólo ver un amarillo junto a un rojo. Esto es una síntesis de un naranja.

       Podemos desmenuzar cualquier pintura en sus cantidades de colores primarios, blanco y negro. Ahora imaginemos que ya que tenemos todas estas cantidades, las colocamos de nuevo sobre el bastidor. El resultado sería una pintura completamente distinta a la original. Aunado a esto, si colocamos los amarillos juntos y los rojos juntos, la pintura sería aún más distinta y más sintética. Hacer un cuadro de esta manera sería imposible sin conocimientos de composición y de cómo lograr un buen balance de las formas y de fríos y cálidos. Todos estos factoren construyen el lenguaje que estoy utilizando. Consecuentemente y entendiendo lo que he dicho, el interés que el espectador pudiera tener en mi trabajo radica en lo que digo con este lenguaje.

This content comes from a hidden element on this page.

The inline option preserves bound JavaScript events and changes, and it puts the content back where it came from when it is closed.

Click me, it will be preserved!

If you try to open a new Colorbox while it is already open, it will update itself with the new content.

Updating Content Example:
Click here to load new content